Tengo depre

Oficina Laura centeno

Hace poco la gente se reía porque escribí que si uno se siente solo, triste, desesperado y no tiene a quien recurrir, hay que llamar al salón, pintarse las uñas y maquillarse, remedio infalible por al menos 15 días. Una recomendación banal, pero en mi caso, funciona.

Pero, ¿quién no ha pasado por situaciones difíciles como la pérdida de un ser querido (incluyo hasta mascotas), una ruptura amorosa, una discusión con la familia, perder el empleo, un quebranto de salud y tantas situaciones que nos quitan la tranquilidad?. Si no es una, es otra, pero siempre pueden existir problemas que desencadenan momentos de angustia, tristeza, ansiedad y temor y uno puede caer en depresión.

Detesto que algunas personas digan que quienes se suicidan por una crisis depresiva, es por falta de Dios en sus vidas. ¿Quiénes son para juzgar los actos ajenos? Es una total falta de empatía e ignorancia de algunos fanáticos que creen que todo se cura rezando. Yo creo más en el dicho “A Dios rogando y con el mazo dando”.

El estado de depresión es necesario tratarlo con un profesional ya sea psicólogo o si es necesario tomar medicación, buscar un psiquiatra e ignorar comentarios prejuiciosos sobre lo malo que es tomar pastillas porque hasta los antigripales tienen efectos secundarios.

Yo he pasado por un par de momentos difíciles de gran incertidumbre, inseguridad, miedo, ansiedad, tristeza y bueno sí, lo admito, depresión. Con mi experiencia de antidepresivos y psiquiatra les puedo asegurar que no estoy loca. ¿Qué ha sucedido con las medicinas?, muy simple, logro mantenerme en un estado de ánimo menos variable porque antes lloraba por todo, me enojaba por todo y quería como desaparecer del planeta y ahora mantengo más la calma.

Siempre he sido despistada y olvido las cosas con facilidad. No sé si fueron las medicinas o que con los años me vuelvo peor de memoria. Voy a hacer algo y de repente se me olvidaba o tenía algo que decir y de repente se esfuma del cerebro y las palabras en la punta de la lengua y hasta al rato, me cae la idea, tarea o pendiente. Pero eso no es nada del otro mundo, ser disciplinada con mi lista de pendientes y agenda, me resuelven esas “lagunas mentales” que no sé si serán defectos de fábrica o si culpa de los medicamentos. Es más fácil culpar a alguien más, así que digamos que fueron las pastillas o la falta de leche materna en mi infancia (broma).

Algunas recomendaciones si se siente triste durante mucho tiempo y con cambios de humor muy agudos:

  1. Acepte su estado, no lo niegue porque no somos robots y los sentimientos siempre van a estar presentes los buenos y los malos y si los pensamientos negativos son demasiado recurrentes, preste atención y active su alarma interna.
  2. Busque apoyo en profesionales y también guía espiritual. Encuentre un balance entre ambos, porque Dios le dio al ser humano la capacidad de desarrollar medicamentos para que uno no sienta que se le cae el mundo encima, así que no es pecado ir donde un profesional. No todos los problemas se van a resolver en un confesionario, exorcismo o similares.
  3. Hable sobre sus sentimientos, al menos escríbalos pero no se guarde todo aquello que le cause dolor o tristeza. Una pena compartida se convierte en media pena. Haga catarsis y expulse las malas vibras.
  4. Trate de hacer todo lo que le brinde placer y le haga liberar endorfinas, en mi caso el ejercicio ha sido mi salida en todos los momentos difíciles, me brinda salud física y tranquilidad mental. Ya no lloro, ahora sudo mis problemas.
  5. No se aísle del mundo. Trate de buscar gente con sus mismos intereses y ocupar el tiempo en cosas entretenidas. Yo me metí en clases de escritura unos meses y me ha gustado mucho escribir y espero algún día publicar poemas, algún cuento o a lo mejor hasta una novela, quien sabe…
  6. Busque actividades que le den tranquilidad, podría ser armar rompecabezas, bordar, pintar hacer manualidades, cocinar, dedicarse a la jardinería, leer de temas interesantes que lo despejen y hacer trabajos manuales que le hagan concentrarse en otras cosas que no sean problemas.
  7. Medite, rece, haga yoga, vaya a misa, culto o lo que sea, busque en su interior paz y pida a Dios, o Universo para que esas situaciones complicadas sean superadas con éxito. Todo en la vida tiene solución. Si el plan A no funciona, busque el B, el C y así sucesivamente. Entre más alternativas tenga, mucho más fácil es encontrar una salida del problema que le quita el sueño y va a sentirse mejor.
  8. No abuse del alcohol ni se refugie en drogas, que eso le va a empeorar cualquier situación negativa que tenga.
  9. No pierda la vanidad, arréglese, perfúmese, chinee su cuerpo con un masaje, un cambio de look, compre una prenda bonita, mantenga una alimentación rica y sana sin excesos, le hará sentirse mejor por fuera pero también por dentro.
  10. Viva el presente, no reviva pasados tormentosos ni se estrese por el futuro que de todas formas es totalmente impredecible e incierto. Agradezca por todas aquellas cosas positivas que posee, siéntase orgulloso de sus logros y de las personas que están a su lado en las buenas y malas. No se frustre por todo aquello que no tiene, ni se compare con nadie. Tener consciencia de todo lo positivo, de las bendiciones y los momentos gratos y especiales cambia una mente pesimista en optimista.

Ojalá que estos consejillos le sirvan de algo, todo en la vida tiene solución. No nos compliquemos más de la cuenta y mucho menos de las cosas que están fuera de nuestro control. Un abrazo,

Laura C.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s