La soledad no es mala compañera

Captura

  • En vísperas del mes del amor y la amistad.

Cuando se acerca febrero y parece que todos están pensando en qué comprar y dónde celebrar con su pareja esta fecha especial (amada por unos, odiada por otros), me puse a reflexionar que por qué a veces nos hacemos un drama por tener una situación sentimental de soltero(a), divorciado(a), o “es complicado”. Mejor des-compliquemos la vida y celebrémosla sin poner tanta carga emocional negativa por estar solo o sola.

 

Para quienes van a celebrarlo con alguien especial, disfruten mucho y ojalá que no sea solo el 14 de febrero, porque de todas formas los restaurantes estarán repletos y normalmente la atención no es buena. Lo fundamental es vivir momentos especiales sin importar el día, disfrutar la compañía, compartir tiempo de calidad y mantener una comunicación abierta y respetuosa en todo momento. De nada sirve regalar flores y al día siguiente pegar gritos a la pareja (caemos en el tema de relaciones tóxicas, del cual no voy a referirme).

 

Para los que NO tenemos a “alguien especial”, hay varias alternativas:

 

  1. La familia: Sean hermanos, padres, hijos, primos, deberían ser prioritarios para no tener esa sensación de soledad por el hecho de no tener pareja. Invitemos a comer a quien nos regaló la vida. Si ellos ya están ocupados, no hay problema, todavía existen dos opciones:

 

  1. Los amigos “forever alone”: para los que creen que son los únicos en este mundo, les comento que no están solos, pues somos cada vez más la cantidad de miembros de esta categoría y podría ser una buena ocasión para inventar compartir con gente que a lo mejor tengamos tiempo de no ver y ponernos al día con esas amistades. Generalmente es una experiencia súper gratificante. Si por A o B, no podemos coordinar agendas o no hay mucho tiempo, quiero compartirles la tercera y más importante de las opciones:

 

  1. Nuestra propia compañía: Aunque seamos seres inmersos en una sociedad que promueve el trabajo en equipo y en búsqueda del bien colectivo, existen momentos en los que es sano y por qué no, necesario, disfrutar de nuestra propia compañía de una forma positiva en donde podamos dedicarnos a muchas cosas que nos gustaría hacer pero que por dedicar tiempo a todo lo demás y estar constantemente rodeado de otras personas, nos quedamos vacíos cuando estamos solos, no sabemos qué hacer y empezamos a sentir tristeza (a mí me ha sucedido). Así que es hora de dejar esa sensación de vacío o soledad y los estereotipos de que estar solo (a) es malo, sino que podríamos aprovechar ese tiempo para auto regalarnos espacios de gratificación personal. Algo así como en la clásica película de navidad Home Alone. ¿Cómo podría aprovechar esos espacios de soledad?.

 

Aquí algunas ideas: leer un libro sobre temas apasionantes, ir al cine si hay alguna buena película, hacer una maratón de series con la suscripción de servicio de streaming, cocinar algún platillo especial del que uno se encuentre antojado, tomarse un par de copas de nuestra bebida favorita en casa acompañados de fiambres o boquitas sabrosas, salir a caminar o andar en bicicleta si el día está bonito, sacar cita para un masaje relajante, aprovechar para hacerse un tratamientos para la piel, el cabello, manicure y pedicure, ordenar el closet y sacar todo lo que está ahí pero prácticamente no se usa y regalarlo a personas que sí necesiten vestimenta, meditar, hacer yoga, asistir a la iglesia o cualquier otro lugar que nos fortalezca espiritualmente, hacer manualidades, poner música y bailar solo (a), armar rompecabezas de más de 1000 piezas, colorear mandalas, escribir, tocar algún instrumento musical, aprender otro idioma, pintar y decorar la casa diferente, crear un huerto de especias, en fin, estas son solo algunas ideas. Cada quien puede agregar o eliminar lo que le apetezca según sus gustos y preferencias.

 

En resumen, disfrutemos de nuestro tiempo personal y seamos agradecidos de esos espacios apreciando todas las cosas buenas que sí podemos hacer porque simplemente nos da la gana y tenemos el privilegio de hacerlo, en vez de enfocarnos en lo que no tenemos. Nuestra propia compañía debe ser tan importante como una cita romántica con otra persona, no una razón para sentirnos mal, así que feliz día del amor y la amistad, empezando por nosotros mismos. ¡Salud!.

 

Por:  Laura Centeno Salas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s